GRACIAS POR SEGUIRME

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

Vídeo obras de José Higueras "el pintor de la luz"

martes, 30 de noviembre de 2010

MI RINCON

Reco de Santa Lluçia - Óleo/lienzo - Autor: José Higueras

Este es un rincón maravilloso de una playa cerca de Barcelona, donde a mi me gustaba ir a nadar, a pasear por entre las olas.
Desde siempre he sido de agua, como bien me decían los amigos o las personas que me conocían, era más pez, que persona. Quizás llevaban razón, entre mis pasiones habían dos, leer, tragarme todo aquello que tuviera letras y pelear con las olas del mar, de ese mar Mediterráneo que tanto adoro.
Después de la experiencia sufrida con mi hermano, casi me prohibieron el poder ir a "bañarme" a disfrutar del agua y del sol, dos elementos grandes amigos míos. Pero cuando se es joven, aún teniendo experiencias nefastas, tristes y dolorosas, nunca piensas que a ti te puede ocurrir lo mismo.
Deseaba que llegara la época en la que los rayos del sol empezaban a darnos esa "tibiez" deseada para poder entrar en esa gran piscina natural, poco me importaba el cine, ni el baile, nada me gustaba más que irme a bucear, a ver aquello que hay en el fondo de esa masa enorme que nos envuelve casi sin darnos cuenta, y donde nos sentimos como dueños y señores del mar.
Y... era entonces cuando me iba a ese rincón precioso y tranquilo, con apenas gente y que se podía dejar las cosas sin temor a que desaparecieran, me ponía mis aletas, mis gafas, mi gorro para mojarme lo menos posible mi larga melena y era entonces cuando verdaderamente era yo, me adentraba mar adentro, deseando robar un poco de paz a esos pobres seres que estaban en el fondo ¡¡Qué bien me sentía allí!! Aunque no podía olvidar que mis pulmones eran humanos y no debía jugar con ellos. Luego nadaba entre las olas jugueteando siempre con ellas, o ¿Eran ellas las que jugaban conmigo? Posiblemente era esto último y eran ellas las que me mecían alegremente entre sus imaginarios brazos. No hacía falta estar muchas horas, tampoco ponerse al sol mucho rato para secarse aquella ropa, aquella pequeñisima ropa, aunque verdad es que para entrar al fondo siempre he llevado bañador, era mucho mejor. Mientras me secaba iba repasando cada roca, cada pequeño motivo que me rodeaba, era como si aquel trozo de playa me perteneciera, por que allí también me iba a llorar cuando recordaba lo dura que era a veces la realidad ¿Porqué se tuvo que ir él? Nunca me creí aquella mentira piadosa que me contaban ¡¡Dios lo necesitaba!! Pero bueno, aún siendo una niña, aquello no se lo creía nadie ¿Porqué, porqué? Me repetía una y mil veces, luego cuando llegaba a mi casa nadie notaba mi cara de llanto, era el sol quien me había quemado un poco las mejillas. De esa forma yo también les mentía a ellos ¡Claro, una mentira piadosa! Pasaron los años y conocí a José, él plasmo  para mi, aquel rincón. El Reco de Santa Lluçia. Mi rincón favorito.

9 comentarios:

Lola dijo...

Toda una experiencia, gracias por compartirla. Un beso

MAJECARMU dijo...

Higorca,tu escrito es como un cuento y es una historia real.Te he visto como una sirena buceando por el fondo en busca de piedras preciosas.Lo hiciste tan natural que me pareció que aún estabas alli.He mirado varias veces el cuadro y te he visto reflexionando sobre la vida y la muerte...Después te viniste a la Mancha,a tierra seca y fértil y también buceas en sus frutos,en sus misterios.Pero sé que "ese rincón"lo guardas en tu corazón como tun tesoro,que te alienta.
Te agradezco tus letras y tus sentimientos,que nos ayudan a madurar.Felicita a José por el hermoso cuadro,que eternizó aquellos días.
Mi abrazo inmenso para los dos.
M.Jesús

El Drac dijo...

Comprendo perfectamente la emoción que te embarga, yo también pasé toda mi adolescencia en una playa de Barranco; sin embargo el cuadro lo siento un poco trsite. Un gran abrazo

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola querida Higorca.
Relato y cuadro van a la par en belleza y sentimiento.

Ya leí hace tiempo el relato en el que contabas, el suceso de tu hermano.

Reb molts petons per tu i el teu marit, Montserrat

INTENTOS DE ESCRITORA. dijo...

Hay cosas que duelen mucho ¿verdad?. No son fáciles de olvidar, nos marcan. Pero también nos enseñan mucho. Y con el tiempo vamos descubriendo que nos han hecho más fuertes y mejores. Y más comprensivos. Y han dado una mayor profundidad a nuestra vida.
Veo que el mar y el buceo es algo con lo que has disfrutado enormemente.
Un abrazo fuerte

Mª Carmen dijo...

Muy emotiva tu experiencia y sentida, la pérdida de un familiar cercano y joven es dificil superar,tu relato me ha encantado porque a mí el mar me da pánico pero sin embargo leyendote he disfrutado contigo. Un abrazo.

Sneyder Caty dijo...

Una historia o cuento maravilloso, en el que vives experiencias de tu adolescencia junto al dolor por la pérdida de tu hermano y la pasión que sentías por bucear.
Preciosa marina felicitaciones a José Higueras y a ti por tu bello relato.

Las pinturas maravillosas bellos cuadros de la Mancha, con su color amarillo cadmio presagian que en los trigales el trigo está maduro…

Un enorme beso Higorca

Begoña dijo...

Con el óleo de José, ese rincón es más "tuyo" y siempre que lo mires revivirás esos momentos de libertad en el agua, porque los pensamientos y sentimientos siempre están contigo, allá donde estés.

Te gusta el mar y vives en la Mancha...eso es amor ;))

Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es un rincón para guardarlo celosamente.