GRACIAS POR SEGUIRME

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

Vídeo obras de José Higueras "el pintor de la luz"

miércoles, 21 de diciembre de 2011

MILAGRO EN NAVIDAD (Cuento)

FELIZ NAVIDAD


Sobre la mesa: un pan, una jarra, una botella de aceite y una calabaza.
La noche era fría, muy fría. Los copos de nieve iban tapando las calles del pequeño pueblo. No se veía a nadie por ellas. Todos los habitantes estaban recluidos en sus casas y celebraban la Nochebuena.
Era el 24 de diciembre y sonaban las campanas, dando la bienvenida al Niño que había nacido en un pobre portal de Belén. Los villancicos se dejaban oír a través de las ventanas y era lo que llenaba aquel pequeño pueblo de alegría.
Pero no todos tenían refugio donde pasar la fría noche. Un pobre hombre con poca ropa y descalzo iba pisando aquellas heladas y blancas calles. Miraba un lugar, un portal donde poder refugiarse de aquel horrible temporal. No tenía ni tan siquiera un bocado que llevarse a la boca, pero aquello no le importaba, solamente quería un poco de calor, un techo, un rincón donde protegerse.
Una ventana seguía sin bajar la persiana, desde fuera se podía ver aquella mesa. Al lado una puerta abierta. La del portal de la casa.
Entró y se sentó en un pequeño rincón, entorno un poco la puerta para que la nieve no pudiese entrar de esa forma no se mojaría  ¡Aquí estaré bien! Se dijo para si mismo.
Estaba cansado y pronto acurrucado se quedo dormido.
Al poco rato oyó como una puerta se abría, no se atrevía a moverse y se quedó quieto pensando que de esa forma pasaría inadvertido. Nadie le dijo nada y mucho más tranquilo se quedo de nuevo en brazos de Morfeo.
A la mañana siguiente, cuando despertó, vio que a su alrededor había un pan, una jarra con leche, una botella de aceite y una calabaza llena de vino.
Abrió desmesuradamente los ojos. ¡Aquello era lo que él había visto a través de aquellos cristales! Miro en sus bolsillos, sus dedos tropezaron con una pequeña navaja recuerdo de su madre. Corto un trozo de pan y se hecho aceite, empezó a comer con avidez aquel rico manjar. Al coger la jarra pudo comprobar que la leche estaba caliente. ¡No podía salir de su asombro!
Miró a su alrededor y comprobó que aquella puerta estaba abierta, al otro lado no había pared, ni habitaciones. ¡No había nada! ¿Qué había pasado?
Salió a la calle y pudo ver que la nieve si existía, en la mano seguía el pan con aceite que se estaba comiendo y que para él era el más rico manjar que había probado.
Enfrente, sentado en una chimenea un niño lo miraba sonriendo y con un ojo guiñado. Rosadito, rubio, con el pelo rizado. Era el día 25 de diciembre Navidad.

Higorca

4 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Higorca:
Que cuento más bello, el Niño Jesús lo había proveido de comida para que no pasara hambre.

Petons de tota la familia que viu a casa,
Gabriel, Montserrat, Albert, Pìpo i Crispin el nou gatet.

maria elena dijo...

HIGORCA TE DESEO DE TODO CORAZON PARA TI Y TU ESPOSO, LO MEJOR EN ESTAS FIESTAS !!UN BESO ENORME

Begoña de Urrutia dijo...

Hisoria muy tierna y tan propia de la Navidad. Nos ayuda a volvernos niños y recobrar esa inocencia interior que nos hace sencillos de corazón.

Muy feliz Navidad otra vez y un abrazo muy fuerte

Terly dijo...

Un relato navideño de lo más sentimental y tierno, querida Higorca, me ha encantado.
He mirado uno por uno todos los cuadros de tu esposo, José Higueras y he quedado tan maravillado que no tengo palabras para exaltar tanta belleza.
Un abrazo.