GRACIAS POR SEGUIRME

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

Vídeo obras de José Higueras "el pintor de la luz"

martes, 19 de octubre de 2010

VIRGEN DEL MILAGRO

Icono de la Virgen del Milagro- Autor: José Higueras Mora
Hoy algo distinto me llama, distinto en la forma de hacer una entrada. Voy a contar una historia que para mi es muy bonita, al mismo tiempo que le doy las gracias a un maestro. Un maestro de pintura claro, a José Higueras, la persona que esta cerca de mi y que tanto debo.
Un día me contaron una historia de esas que me gustan, de esas que me transportan a lugares mágicos. Me la contó una monja que yo conocía mucho y que desde que ingreso en la clausura, nunca más pude darle un beso en aquella cara preciosa, como de porcelana. Siempre tuvo que ser detrás de una fría celosía y con un trozo de pasillo por medio. Todavía no hace mucho tiempo pude verla por ultima vez, ya estaba muy viejita, siempre fue feliz así, amando su forma de vida, olvidándose del mundo e ingresando en ese convento donde no eran contemplativas, ni mucho menos.
Aprendí mucho de ella, a ser obediente, aún siendo rebelde, ayudar a todo aquel que tenía cerca, dándole algunas veces el pan que yo me iba comiendo, siempre lo he hecho con cariño, con respeto y hoy es la primera vez que me confieso en unas hojas ¿ya veis? Virtuales.
Una vez ella me contó (sabiendo de mi amor a las artes) que San Lucas era pintor y un día en una tabla (cosa muy común por aquellos tiempos) pinto una cara. Un retrato de alguien que él no conocía, era una mujer joven, el pintor siempre queriendo expresar lo que su mente le dejaba ver, deseaba hacer una faz bella, inmaculada, pero una vez terminado era todo lo contrario, aquella cara era horrible, casi daba miedo. No la termino y la tiro a un montón de basura que había cerca de su casa. Estaba enfadado y pensó que no iba a tocar nunca más un pincel.
Paso un tiempo y un día llamo a su puerta un señor, llevaba una tabla, sin mover la mano le pregunto que si era de él, la llevaba por la parte que no estaba pintada ¡Si! dijo, pero la puede tirar,pensé hacer una cosa agradable pero no fue así ¿Sabe señor? ¡De lo que ve la mente, lo que el corazón siente, luego la mano no responde! Y eso me paso a mi con esa tabla, a si que tirela señor o haga con ella lo que quiera.
Aquel señor se quedo extrañado y sin decir nada le mostró la tabla. El pintor se quedo "petrificado" y abriendo mucho los ojos exclamo ¡¡Esta seguro que es mi tabla!! Usted vera, ha dicho que sí y veo aquí su firma.
Aquella cara era lo más hermosa y guapa que imaginarse pueda. El pintor sin salir de su asombro, arrodillándose decía: Milagro, Milagro, perdón Virgen mía, esto es un milagro.
Así nacía la Virgen del Milagro. Y de hay fue como San Lucas es el patrón de los pintores.
Aquella monjita me había regalado una estampa de esa Virgen y José sabiendo de la historia que yo tantas veces le había contado, de mi cariño por mi monja y por la Virgen del Milagro, busco la estampa y sin decirme nada hizo un Icono, sin que yo lo supiese, fue una sorpresa. Es el que he puesto arriba, y lo tenemos sobre nuestra cama.
Más tarde en homenaje a Ella, fui escribiendo unos cuantos poemas dedicados, se hizo un libro que obra en su poder, le dieron varios premios en Europa. Yo solamente tengo los borradores del mismo, pero me siento orgullosa de mi monja, de José y de los premios que pude ofrecer a ese convento que aún hoy es de clausura.

A MI VIRGEN
Esta mañana he estado viendo tu cara,
esa cara tuya Madre, tu cara bonita,
tanto me ha impresionado…
que a tus pies Madre, he caído rendida.

Y rendida, a tus pies,
con devoción, te he rezado,
te he pedido, como siempre Madre.
Que con tu inmensa bondad,
a todos nos hayas perdonado.

¡¡¡Virgen de los Milagros!!!
¡¡¡Bonita!!!
Con tu inmensa dulzura
extiende tu manto…
y cuando salgas en procesión
¡¡¡Bendice Madre!!!

Bendice a todos, a tu paso,
creyentes y no creyentes
que con tu dulce alegría
¡¡¡La fe no será medida!!!
Mira mi cara… y veras mi alma
por ti rendida
¡¡Virgen y Madre mía!!

Virgen de los Milagros.
Te he pedido tanto, que no
me atrevo a decir que es lo que siento.
Una cosa más me falta.
Perdona también aquellos
a todos los que no creen.
Y diles tu que puedes ...

¡Que nos traigan paz, pero no llanto!
A esos niños que están a nuestro lado,
que cuando crezcan... tengan,
para los mayores ¡respeto, cariño!
¡¡Que bien se lo han ganado!!
si todo eso tengo... Madre
¡¡Habrás obrado el Milagro.

10 comentarios:

MAJECARMU dijo...

HIGORCA,nada es casual y todo tiene su sentido y viene cuando es el momento...Tu Virgen del Milagro viene cargadita de historia,historia que nos cuentas,unida a tu monja y a tu marido,llena de fuerza...Y es una maravilla el cuadro y el poema,sencillo,humilde y grande en espíritu...!
Mañana se va mi hijo a Australia,Higorca,por eso te digo,que nada es casual.Tu virgen del milagro viene a alentarme,a darme fuerza y contigo rezo esa preciosa oración para que todo le vaya bien en el viaje y en Signey...!
Gracias por tu post,que nos alienta,por su profundidad y por su arte.
Mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

MAJECARMU dijo...

Higorca,vuelvo porque al leer la historia que nos cuentas,me he emocionado y quiero pedirte una cosa...
¿Te parece bien que la Virgen del Milagro la ponga en mi blog,al lado de mis hijos...?Le pondré el nombre de tu marido y será un honor tenerla cerca.Estoy segura que ella ha venido en esta noche a proteger a todos...Y todos la verán expuesta,sencilla y espiritual.
Espero tu respuesta,amiga.
No te preocupes,si no me la puedes dejar,ya ha sido un privilegio verla y saber su historia.
Mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Higorca.

Si vieras que emoción, al leer tu poema y ver la carita de esta Virgen.

Mi enhorabuena a ti por este poema precioso y a tu esposo, po ser un gran pintor y persona.

Un abrazo, petons, Montserrat

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Gracias querida amiga Montse, pero para mi es mucho más importante la historia que antecede a ese poema, esto último no tiene la menor importancia, la forma que llego a mi la estampa y la historia de San Lucas, si ¿No te parece?

Montserrat Sala dijo...

-Querida Higorca: He sentido una gran emoción al leer tu historia. Por l belleza que encierra y sobrretodo por el datllazo de tu marido que debe des er una persona, sensible i amorosa, tal cual te la mereces. Me alegro que sea así y de la poesía, ya no te digo nada porquen me quedan adjetivos ni palabras. Recuerdas que en los primeros contactos virtuales que tuvimos, te dije que acababa de descubrir una gran artista? Sobran los comentarios. Era una gran verdad.

INTENTOS DE ESCRITORA dijo...

Siempre nos escucha. Aunque nosotros pensemos que no lo ha hecho. Contesta de forma distinta a como esperabamos, pero lo hace. Lo único que tenemos que hacer es estar atentas a oirle, porque el ruido que nos rodea nos puede hacer algo sordos a lo espiritual. Tu marido ha sabido transmitir la expresión de una Madre.
Me encanta que la quieras tanto.
Un abrazo fuerte.

CORAZÓN VERDE dijo...

Pase a darte las gracias Hogorca, a dejarate todo mi cariño y mis deseos de un feliz fin de semana.

Sil dijo...

Nunca una entrada ha llegado en el momento oportuno, solo puedo decir : Amén

Anónimo dijo...

Soy natural de Cocentaina, es aquí donde se venera el "auténtico" icono de la Virgen del Milagro, aquel que te llegó a través de una estampa. La verdadera razón del título de "VIRGEN DEL MILAGRO"nada tiene que ver con la historia que te contaron. Para tener información veraz, entre en la página de la PIA UNION VIRGEN DEL MILAGRO. Saludos.

Higorca Gómez dijo...

No se quien puede ser este anónimo, no me gustan, pero esta vez solamente me queda decir, mil gracias por hacerme conocer una historia tan bonita de ese lugar maravilloso en la provincia de Alicante, esa estampa me la regalaron unas monjitas que también la veneran en otro lugar de La Mancha.
Como tantas otras veces cada uno tenemos una historia, una forma de venerar a nuestra Madre, que a fin de cuentas siempre es la misma en distintas advocaciones.
Gracias de nuevo y un saludo, la próxima vez por favor deja el nombre.