GRACIAS POR SEGUIRME

LA EPIDEMIA AZUL

LA EPIDEMIA AZUL
Portada: Higorca

Vídeo obras de José Higueras "el pintor de la luz"

martes, 23 de junio de 2009

UNA HISTORIA QUE PUDO SER VERDAD

Hace unos días me encontré con una amiga, hacia un tiempo que no la veía y me quede sorprendida. Es verdad que ella sola no puede salir, esta sentada en una silla de ruedas ¿Porqué? Muy sencillo, un buen día se subió a una escalera pequeña, se le resbalo y ella cayó para atrás, nadie sabe si se levanto rápido o por el contrario perdió el conocimiento o... bueno en fin nadie sabe lo que paso ya que estaba sola. No hizo caso (por otro lado cosa normal) no fue al médico ni se molesto mucho sobre su caída, aunque las personas que se enteraron si le advirtieron de que se hiciese un reconocimiento por si acaso.
Pasados unos meses, cuando estaba en misa de nuevo se cayó al suelo, fue como un desmayo. - ¡¡Seguro que no ha comido suficiente y por eso le ha dado un vaido!!
Fueron los comentarios que se pudieron oír. De nuevo se quedo todo así y de nuevo paso un tiempo, un tiempo que hubiera sido precioso para poder atajar el mal que la iba minando. Hasta que un buen día no pudo levantarse de la cama y fue entonces cuando se les iba de las manos a todos, familia, médicos...
Estuvo en un hospital de la seguridad social, la tuvieron que operar y poner una válvula en el cerebro. Lo más doloroso fue que una persona que tenía posibilidad para haber podido ir a unos buenos profesionales, parecía no importar mucho a todos aquellos que la rodeaban... marido y un largo etc., solamente un padre, un señor mayor y que nada podía hacer por no tener ni voz ni voto, fue el único que se revelaba, hasta el punto que aquella enfermedad de su hija le llevo a la tumba en poco tiempo.
Me cuenta esta amiga, mía y de ella:
-Como todas las enfermedades largas, cansan. Esa es la palabra.
Tiene una criada, una señorita por la mañana, otra por la tarde, pero ¿Qué? Entre otras cosas no saben ni por donde andan, algunas hasta le han dado alguna bofetada que otra. Ella se siente sola, no se han preocupado de una buena rehabilitación ¿Entonces qué? ¿Para qué tanto dinero?
-Ella se queja, no encuentra el calor humano que necesita.
¿Su marido? ¡¡¡Le estorba su mujer!!! es una persona, que solamente quiere ser él, el protagonista.
¡¡¡Que pena!!! Me comenta la amiga mutua. - Si, y lo peor es que de nuevo le da pastillas para tenerla dormida. --- ¿Qué dice ella? ¡¡¡Que va a decir!!! Ya se encarga él de ponerla delante de todos en mal lugar y sobre todo de que los demás le tengan lástima a él. Es un personaje odioso.
El último día que la vi, no parecía una persona, en realidad era un zombie. No esta mal de la cabeza, no, simplemente es una persona impedida que no han sabido enseñarla a estar en ese lugar, le han quitado todo y sobre todo su dignidad, su integridad, su persona, ya no es nada.
Me pregunto ¿Tanto hablar del mal trato a las mujeres? Lo tenemos al lado y no denunciamos. Triste narración, poca incultura, menos sentimiento ¿Donde esta el amor de marido o esposo? ¿Donde esta el cristianismo? ¿Donde esta el amor de los hijos por esa madre? Claro el dueño de la herencia es el padre y ¿Quien los trajo al mundo? Quiero que me contesten, que me digan ¿DONDE ESTA TODO?

3 comentarios:

Norma dijo...

Higorca es una triste historia, pero real. El amor todo lo puede. No sé que pasa o ha pasado por la cabeza de los componentes de esa familia, tampoco sé como ha sido ella con la familia, pero cuando caes enfermo todo se supera, todos deberían ponerse detrás de tu amiga para que salga del trance. Tener a una persona dopada no es solución. Aunque esté en silla de ruedas con una buena rehabilitación y mucho amor, le devolverían la vida. ¿No hay nadie que los denuncien?, acaso cuando se mueran se van a llevar lo bienes a la tumba? Qué necios, qué crueles. Es muy feo estar enfermo, estar discapacitado, pero peor es ser cobarde para no afrontarlo.
Un abrazo y ojalá puedas llevar un poco de consuelo a tu amiga. Norma.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Sólo te puedo decir que triste,Higorca.
Muchas veces la realidad supera la ficción.
Un abrazo de tu amiga.Montserrat

Isabel dijo...

Lo único bonito de la historia, es que aún le quedan amigas en las que puede confiar y con las que no sentirse nunca sola.

Un abrazo fuerte,

Isabel